Escifos del Tesoro
de Bernay

Museo de Reproducciones de Bilbao

DESCRIPCIÓN


Con un territorio que se extendía desde Babilonia hasta la Península Ibérica y desde Britania hasta Egipto, en el imperio Romano se mezclaron todo tipo de gentes, muchas de las cuales, ansiaban ser plenamente «romanas».

En el centro de la Galia, en la localidad de Berthouville, se levantó en el siglo I d.C. un templo dedicado al dios galo-romano Mercurio Canetonensis, al que, en el curso de los años, se le hicieron espléndidas ofrendas de plata, entre las que se incluían los originales de estos dos escifos o copas para el consumo del vino. Donados por un ciudadano romano a una divinidad gala, su riqueza y su decoración nos hablan de esa mezcla de culturas que se vivió en todas las provincias del imperio.

Para más información haz click aquí

FOTOGRAFÍA


escifos